£14.000 millones en bonificaciones en la City londinense

Según un reciente informe[i] de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) del Reino Unido el total de las bonificaciones pagadas en el sector financiero y de seguros llegó en el período 2010-11 a £14.000 millones, cifra idéntica a la del año anterior pero más alta que la pagada en el período 2008-09 (£12.000 millones).

El informe revela que el pago de bonificaciones en el sector financiero se mantiene todavía significativamente por debajo de los niveles previos al pico de la crisis, en los períodos de 2006-07 y 2007-08, en que se pagaron en total £19.000 millones, lo que representa más del 45% del total de las remuneraciones pagadas en la economía en su conjunto.

Menciona asimismo que en la economía en su conjunto, en el mismo ejercicio financiero considerado (abril de 2010 a marzo de 2011) las bonificaciones totalizaron £35.000 millones, cifra también idéntica a la del ejercicio anterior.

Informa que en dicho ejercicio los trabajadores del sector privado recibieron compensaciones promedio por £1.670, cifra casi diez veces mayor que la recibida por el sector público (£180), y que la compensación anual promedio de los empleados del sector financiero y de seguros se situó en Gran Bretaña en 2010-11 en £12.500.

El diario británico The Guardian analiza que estas cifras pueden conformar a políticos del Partido Conservador y del Partido Liberal Demócrata, que han reclamado rebajas en las compensaciones para aplacar el enojo del público frente a este mecanismo de incentivos salariales que contribuyeron a la reciente crisis bancaria y financiera.

Aunque analiza que el promedio anual de £12.500 que menciona el informe de la ONS, que se refiere genéricamente a “empleados del sector”, enmascara las sumas que han recibido los funcionarios ejecutivos de la banca de inversión.

El análisis del diario coincide con el informe dado a conocer por Barclays en marzo último, que revela que efectivamente los banqueros de inversiones recibieron compensaciones por valores millonarios. En el informe se menciona que el nuevo oficial ejecutivo jefe, Bob Diamond, había recibido en concepto de compensación £6,5 millones en 2010, por encima de su salario anual de £250.000, y que todavía podría recibir otra compensación de otros £6,5 millones, por su desempeño en lo que resta del año.

Otros dos oficiales de inversiones del Barclays recibieron £47.000 millones y £44.000 millones, respectivamente, y otras 231 personas del banco recibieron en promedio £2,4 millones cada una (£554.000 millones).

Aunque las cifras publicadas por la ONS (5.000 millones de libras menos que antes de la crisis, aunque 2.000 millones más que en 2008-2009) pueden conformar a algunos,  las remuneraciones reales de los ejecutivos siguen siendo demasiado altas y no responden al llamado del Grupo de los Veinte, que justamente en Londres hace apenas dos años reclamó fijar topes máximos a las compensaciones, a la vez que regular tales incentivos.