La Eurocrisis y China

Tres miradas diferentes sobre la reciente visita del Premier Chino Wen Jiabao a Europa

 

La crisis de la deuda griega y China: China Daily[i]

El autor, el Profesor John Ross, centra su análisis de la visita en los siguientes aspectos:

China se ha convertido en parte de las deliberaciones sobre la manera de resolver la crisis de la deuda de Grecia. La visita tuvo un importante impacto en Alemania, país con el que se firmaron contratos por un monto de US$15.000 millones. Por otra parte, fue en Hungría donde el Premier chino anunció que “…incluiría a ese país en la compras de bonos internacionales…” Finalmente, en Gran Bretaña, en tanto el Premier Británico David Cameron intentaba infructuosamente introducir en las conversaciones el tema los derechos humanos en China, ambos países celebraban acuerdos comerciales por US$2.000 millones.

El Profesor Ross agrega que hay dos aspectos a considerar tras la visita: primero, las relaciones económicas entre China y Europa, y segundo, los problemas concretos que puede traer a China su exposición en títulos de la deuda griega.

Considera que esto último debe ser analizado cuidadosamente, que es necesario reconocer que los actuales paquetes de rescate no funcionarán y que Grecia finalmente entrará en cesación parcial de pagos (default parcial) de sus deudas.

Por último, John Ross destaca que los encargados de la formulación de la política económica de China cuentan con la capacidad necesaria para evaluar si los beneficios de participar en un programa que postergue el default de Grecia superan los costos financieros respectivos. En cualquier caso, sostiene “… estos cálculos deben realizarse sobre el supuesto de un eventual, aunque más no sea parcial, default griego.”

La gira europea del Wen Jiabao se centra en una mayor cooperación y más oportunidades de negocios China Briefing[ii]

Durante las reuniones que mantuvo en los tres países europeos (Hungría, Alemania y el Reino Unido), el Premier Wen destacó la importancia de una mayor cooperación entre ellos y suscribió múltiples acuerdos de negocios y de cooperación.

“Hungría: China está interesada en los bonos públicos y en adquirir la propiedad de compañías húngaras”

Han pasado 24 años desde la última vez que un premier chino visitara Hungría, y tras ese largo tiempo, en esta visita, China mostró su particular interés en realizar inversiones en el sector del transporte y la logística en Hungría.

Se firmaron en total 12 acuerdos entre ambos países, entre los cuales dos Memorandos de Entendimiento sobre comercio aéreo, naval y por ferrocarril, y tres acuerdos de cooperación sobre desarrollo logístico. Vale la pena mencionar que China tiene también interés en adquirir la propiedad de ciertas compañías de transporte húngaras que se encuentran en situación problemática, tales como Malév (la aerolínea nacional de Hungría) y MAV, la empresa ferroviaria estatal.

“Alemania: Contratos de negocios por más de US$15.000 millones para impulsar el comercio”

China y Alemania expresaron su intención y su determinación de incrementar significativamente el volumen de su comercio bilateral anual, en el curso de los próximos cinco años. El año pasado el volumen de dicho intercambio fue de US$187.100 millones (38,5% de aumento a partir de 2009), y la Canciller alemana Angela Merkel espera que la cifra del comercio entre ambos países llegue a US$284.000 millones a más tardar en 2015. Por su parte, el Premier Wen anticipó que  ese comercio puede incluso duplicarse en los próximos cinco años.

 En la actualidad China es el tercer asociado comercial de Alemania (los primeros lugares corresponden a Francia y los Países Bajos), siendo el importador No. 1 de bienes hacia Alemania y el séptimo más grande comprador de las exportaciones alemanas en el último año.

“El Reino Unido: Wen destacó los intereses comunes y describió una China libre y democrática”

En este país europeo Wen hizo hincapié en la importancia de fortalecer los lazos bilaterales, mencionó que no existen conflictos estratégicos entre ambos países y habló de la democracia y los derechos humanos de los ciudadanos chinos. Wen señaló asimismo los intereses que ambos países comparten y los instó a avanzar en la cooperación mutua, con la esperanza de lograr lazos económicos más estrechos que contribuyan a que el Reino Unido y China alcancen la meta de US$100.000 millones en  su comercio bilateral, a más tardar en 2015.

China en el exterior. Bienvenida, welcome, bienvenue, willkommen[iii]

Existe una clara diferencia entre estadounidenses y europeos a la hora de abordar los temas de la China de hoy.  Los líderes europeos quieren que China compre una mayor proporción de sus deudas, en tanto que a los políticos estadounidenses les preocupa que “… tenga demasiada de las suyas”. La receptividad europea ha surgido de la debilidad. Son muy difundidos los viajes que delegaciones de la periferia europea han realizado a Beijing en procura de conseguir compradores de su deuda.

Existen tres principales motivos de preocupación en relación con las incursiones de China; que son compartidos tanto por los ciudadanos americanos como por los europeos. La primera preocupación se refiere al conocido hecho de que las empresas chinas se interesan en la compra de compañías europeas para aprovechar (o apropiarse de) los conocimientos técnicos de dichas empresas en China; sin embargo, las empresas chinas quieren también conquistar mercados en el exterior, y si ingresan en mercados de Europa tendrán definitivamente que crear puestos de trabajo en tierra europea. En segundo lugar se menciona que China podría estar comprando muy barato las “joyas europeas”, aunque no existe evidencia al respecto y por el contrario es más común que paguen demasiado por ellas. En tercer lugar se sostiene que la seguridad europea podría verse amenazada por las inversiones chinas en activos tales como servicios públicos y tecnología móvil.

Pese a estas preocupaciones los países europeos estiman que son mayores las oportunidades que los peligros que trae la llegada de China, y que es mejor seguir la corriente (como está haciendo Europa) que luchar contra la ella (como está haciendo Estados Unidos).

Las tres notas ilustran la visita del Premier chino desde distintas perspectivas. El Profesor Ross es el único que analiza la deuda griega en el contexto de la visita y menciona las precauciones que debería tener China al respecto. La cronista de Global Times se centra casi exclusivamente en los acuerdos comerciales, los intereses comunes y la voluntad de China de comprar deuda de país europeos en problemas.

Por último la prensa británica da la bienvenida a las inversiones chinas, mencionando los temores que estás despiertan, pero descartando en cada caso que haya señales concretas que los justifiquen. Menciona algunos temas negativos, como la transferencia de know how, voluntaria o no, pero no le da mayor importancia. Finalmente remarca el contraste entre las posturas europea y estadounidense frente a las inversiones chinas.

Hasta no hace mucho la actitud de Europa era similar a la de Estados Unidos, y hasta no hace mucho China no invertía en Europa. La varianza vino con la crisis de la deuda y la incertidumbre sobre la estabilidad del euro.

Los gobiernos y las empresas europeas necesitan efectivo, y a China le interesa que su principal socio comercial supere la crisis y que la moneda europea resista. En principio compraba bonos soberanos de países sobreendeudados, como compra Bonos del Tesoro americano, pero, ahora, además compra empresas, y no todos los europeos reciben de buen grado un nuevo y poderoso competidor.

PoliticaPress


[i] Ross, John: The Greek debt crisis and China, website: http://www.chinadaily.com.cn/opinion/2011-07/07/content_12855993.htm