Estados Unidos: Más rebajas de calificación crediticia

Con la rebaja de calificación de los bonos soberanos de Estados Unidos, de AAA a AA+, se esperaba que las agencias calificadoras rebajaran también la calificación de los tenedores de esos bonos.  Standard and Poors no se hizo esperar y ya rebajó la calificación crediticia de los dos gigantes del financiamiento para la vivienda de Estados Unidos, Fannie Mae y Freddie Mac, como parte de una revaloración de mayor escala de los tenedores de deuda vinculados con los bonos de Estados Unidos.

También rebajó la calificación a prestamistas del sector agrícola e instrumentos de deuda a largo plazo respaldados por el Gobierno de Estados Unidos y emitidos por 32 bancos y cooperativas de crédito, así como las de las cuatro principales cámaras de compensación (National Securities Clearing Corp., Fixed Income Clearing Corp., Depository Trust Co. y Options Clearing Corp), y la de diez de los doce bancos federales de préstamos para la vivienda y de dos bancos estaduales (de Chicago y Seattle).

La rebaja de calificación afecta al sector bancario y financiero, porque muchas tasas de interés están vinculadas con dicha calificación; es decir, cuanto mayor es la calificación de un instrumento o compañía menor es el interés que paga por tomar préstamos, y viceversa, con lo cual las repercusiones se harán sentir en distintos sectores económicos y también a nivel individual.

Los analistas sostienen que algunas de estas rebajas no afectarán en gran medida a las compañías en cuestión ni tendrán una gran repercusión en los mercados, entre otras cosas porque el valor dólar está subiendo debido a la inestabilidad de otros mercados, como el europeo.

Sin embargo, prevén impactos negativos en sectores específicos, como el de la vivienda, porque los fondos de pensiones y otros grandes inversionistas saldrán a vender bonos de Fannie y Freddie, a la vez que aumentará el costo de toma de préstamos para los bancos y cooperativas de crédito, lo que se trasladará a los préstamos para la vivienda y afectará también a las familias que siguen renegociando sus créditos hipotecarios impagos como consecuencia de la crisis del 2008.

Los impactos de estas rebajas de calificación de entidades privadas o títulos bancarios son de mucho menor alcance que la rebaja de calificación de bonos soberanos, pero dado que afectan simultáneamente a grandes entidades es difícil que los mismos se limiten al sector de la vivienda.

PolíticaPress