La OMC y Rusia

¿Ingresará Rusia a la OMC tras 18 años de negociaciones?

Rusia es la única gran economía que no integra la Organización Mundial del Comercio (OMC). Rusia es miembro del Grupo de los Ocho, del Grupo de los Veinte y de diversos acuerdos regionales, es asimismo miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, con el correspondiente poder de veto, pero no es miembro de la OMC.

Las negociaciones relativas al ingreso de Rusia al organismo llevan casi 18 años, cuando el proceso de adhesión toma en general alrededor de siete años. El Grupo de Trabajo de la OMC sobre la Adhesión de Rusia se estableció en 1993, y la última revisión del informe de dicho grupo tuvo lugar en 2004.

En estos años las negociaciones han tenido avances y retrocesos. En ciertos momentos el mundo desarrollado impulsaba tal ingreso y en otros se oponía. En este último año tanto Estados Unidos como Europa, y en particular la Canciller Alemana Angela Merkel, han dado un firme respaldo al ingreso de Rusia, y el Presidente Dmitri Medvedev parece avanzar en la misma dirección.

Tras una conversación que el Presidente Medvedev mantuvo sobre este tema con el Presidente de Estados Unidos Barack Obama, el Kremlin publicaba la siguiente declaración:

Es grato admitir que los impulsos iniciados mutuamente han contribuido a un significativo progreso en las conversaciones“. “A este respecto subrayamos que resuelta la cuestión prioritaria, se percibe posible el ingreso de Rusia a la OMC para fin de año“.

Sin embargo hace un par de semanas el Primer Ministro Vladimir Putin sostuvo que “Rusia no abandonará las nuevas normas para las compañías automotrices extranjeros en aras de su adhesión a la OMC.

Seguiremos adelante con el difícil diálogo con la Comisión Europea y nuestros asociados estadounidenses sobre el ingreso a la OMC. Ellos insisten en que debemos cancelar el requisito de que las empresas extranjeras produzcan como mínimo 300.000 autos por año y que el 60& de los componentes sea de producción local“, agregó Putin.

Nosotros ya hemos dicho que nuestra posición al respecto es inamovible. No admite cambios. Esta es una línea roja que no podemos cruzar, puesto que no podemos ir contra los intereses de nuestros productores.

Analistas occidentales y rusos argumentan que esto podría indicar que hay discrepancias entre ambos líderes (el Presidente Medvedev y el Primer Ministro Putin), en tanto otros sostienen que ambos esperan que Rusia ingrese a la OMC, pero sin cambiar las reglas que protegen determinados sectores de la economía rusa.

Sopesando las ventajas y desventajas que tendría para unos y para otros el ingreso de Rusia en la OMC, hay quienes aducen que, dado que Estados Unidos y Europa atraviesan por sendos vendavales, y que la Ronda de Doha parece tan estancada como en 2007, Occidente se vería más beneficiado que Rusia y que, con esto en mente, Rusia tiene una oportunidad de ganar la pulseada relativa al mantenimiento de normas internas e igual ingresar a la OMC, o simplemente demorar las conversaciones para un futuro más propicio.

PoliticaPress