México – Christine Lagarde: Cronología de un desacierto

La Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde llegó a México el pasado 29 de noviembre, en la segunda parada de su primera gira a América Latina, que incluyó a Perú y Brasil.

El mismo día de su arribo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publicaba su informe “Panorama Social de América Latina 2011”, en que da cuenta del aumentó de la pobreza en dos países de la región, uno de ellos México[i], con un alza del 1,5%, lo que representa 3,2 millones más de mexicanos pobres.

Lagarde felicitó a México por la fortaleza de las variables fundamentales de su economía y su gestión frente a la crisis. Mencionó entre otras cosas la solidez fiscal y la firmeza de las instituciones financieras del país, pero no hizo ni la menor referencia al avance de la pobreza.

Suponiendo que la Directora del Fondo no desconoce los indicadores sociales mexicanos, ya que el organismo maneja rutinariamente esos datos, las razones tras la omisión quedan abiertas a la especulación, aunque en sí misma indica que tales indicadores no estaban en la agenda del Fondo para México.

Previamente había estado en Perú, donde la pobreza retrocede, y allí Lagarde elogió al país por sus logros en esa esfera, cuyos niveles de pobreza bajaron un 20% en la última década, alcanzando actualmente al 34,8% de la población[ii].

En México la pobreza nacional llega al 46,2%, lo que representa 52 millones de personas[iii].  En los municipios más pobres la cifra supera el 95% y en los más ricos está comprendida entre el 8,7% y el 19,0%[iv].

Previamente a su viaje Lagarde había escrito en su blog del FMI[v] :

Esta semana estoy visitando tres países importantes de América Latina ―Brasil, México y Perú―, en un viaje que coincidirá con el traspaso a México de la dirección del Grupo de los Veinte. En los últimos años, como muchos otros de la región, estos países han obtenido notables resultados. Han cosechado los frutos de tener fundamentos sólidos, marcos de política sensatos y políticas macroeconómicas prudentes, y ahora están gozando de un crecimiento sostenido con menor grado de vulnerabilidad: su óptima situación resulta envidiable. 

Tras su partida Lagarde publicaba[vi] :

En nuestras conversaciones del día de hoy, el Presidente Calderón esbozó la ambiciosa agenda para el G-20 propuesta por México, que incluye poner fin a la crisis de la deuda en Europa, lograr la consolidación fiscal a mediano plazo en las economías avanzadas, restablecer el equilibrio mundial y respaldar las reformas orientadas a reforzar el papel del FMI. Estoy segura de que, bajo la dirección de México, el G-20 contribuirá eficazmente a los objetivos mundiales.

También analizamos la evolución económica de México. La rápida recuperación económica después de la crisis mundial da fe de la solidez de las variables fundamentales de la economía y de la certera gestión de la política económica que realizaron las autoridades. La fortaleza y resistencia de México han respaldado el crecimiento sostenido y la creación de empleos.

Como puede apreciarse, la Directora Gerente del Fondo no hizo la menor referencia a la pobreza, ni siquiera por delicadeza frente a los 3,2 millones de nuevos pobres, que llegaron  a ese estadio al unísono con la mejoras de las “variables fundamentales de la economía”.

Sin embargo no dejó de mencionar que el país está dispuesto a respaldar las reformas orientadas a fortalecer el papel del FMI, lo que significa, entre otras cosas, el aporte de mayores recursos.

Según los medios mexicanos, México tendrá un rol más activo en el FMI[vii]:

El país está dispuesto a aportar más recursos para fortalecer el financiamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI) una vez que asuma la presidencia del Grupo de los 20 (G20), informó Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico).

En Brasil, última escala de su gira  –país acreedor neto del Fondo, tras prestarle en 2009 US$10.000 millones de sus reservas–  las conversaciones giraron sobre este último asunto, pero el gobierno brasileño condicionó eventuales aportes de recursos adicionales al logro de mayor poder para el país en el organismo[viii].

Sin duda México ha logrado recuperarse del cimbronazo de la crisis de los activos tóxicos, que pegó fuerte en tierra azteca, y ha adoptado medidas para intentar atrincherar su economía frente a otros eventuales impactos de la crisis del primer mundo que no cesa, pero decirle a millones de mexicanos pobres que su país está en una situación envidiable porque sus indicadores macroeconómicos son fuertes, es como mínimo una falta de respeto.

Y pedir –o aceptar– el aporte de recursos financieros adicionales a un país con casi la mitad de su población bajo el umbral de la pobreza, es lisa y llanamente un despropósito.

María López


Notas:

[v] Diálogo a fondo, América Latina al timón,  http://blog-dialogoafondo.org/?p=1392

[vi] Declaración de la Directora Gerente del FMI, Christine Lagarde, al término de su visita a México, Comunicado de Prensa No. 11/435 (S), 30 de noviembre de 2011

http://www.imf.org/external/spanish/np/sec/pr/2011/pr11435s.htm